Buscar
+ info whatsapp Añadir empresa

Almuñécar milenaria

Almuñécar milenaria

Almuñécar milenaria

Por su clima privilegiado, de suaves temperaturas durante todo el año, y su situación al pie de un fértil Valle Tropical arropado por las sierras granadinas y asomado al Mediterráneo, Almuñécar ha sido un enclave codiciado por numerosos pueblos desde los albores de la historia.
Llamada Ex por sus primeros colonizadores, los fenicios, durante el periodo romano se convertiría en floreciente ciudad de Firmum Iulium Sexi, que exportaba salazones de pescado y el preciado “garum” a todo el Imperio.
De su pasado fenicio-púnico dan fe la Necrópolis Laurita y la del Puente de Noy, mientras que de la Sexi romana se conservan monumentos como el imponente Acueducto, los Columbarios de La Torre del Monje y La Albina, la Factoría de Salazones o la Cueva de Siete Palacios, sede del Museo Arqueológico.
Pero sin duda fueron los árabes quienes dejarían en la localidad una impronta imposible de borrar. Entre las estrechas e intrincadas calles del casco histórico, con sus casas encaladas, aún puede respirarse la esencia de la Almuñécar andalusí, cuyos pobladores fueron testigos del desembarco de Abd al-Rahman I, fundador del Emirato Omeya, en el año 755.
Las torres vigía que jalonan el litoral sexitano y el Castillo de San Miguel que se yergue coronando la población son herencia de los alrededor de ochocientos años de presencia musulmana en la zona. Los cristianos edificarían la Iglesia de La Encarnación, el Pilar de la Calle Real, el Palacete de La Najarra, edificio neo-islámico que alberga la Oficina Municipal de Turismo, o las esculturas que embellecen la población, como el Monumento a Abderramán I, el dedicado a los Fenicios o el Arco en honor a Blas Infante.

Almuñécar Fenicia
Fenicia

Corría el año 1500 a.C. cuando las gentes de la cultura argárica se establecieron en la zona de Almuñécar.

Desde aquella lejana fecha, numerosos han sido los pueblos que han elegido este enclave privilegiado a orillas del Mediterráneo para vivir, algunos de ellos, como los fenicios, procedentes de los confines del Mare Nostrum.
De aquellos primeros pobladores de la Edad del Bronce han aparecido enterramientos en cistas en el Pago del Sapo y Peña Parda, así como varios puñales, cuchillos y restos cerámicos. Destaca la cista hallada en la necrópolis de Puente de Noy, situada en la parte más elevada de la colina, cuyo cadáver se encontraba en postura fetal acompañado de cuatro vasos de cerámica.

Almuñécar Romana
Romana

Fue nombrada municipio romano en el año 49 a.C. con el nombre de Firmum Iulium Sexi

Durante la Segunda Guerra Púnica entre Cartago y Roma se produciría la llegada de los romanos a la Península, en el año 218 a.C. Los pueblos del interior opusieron más resistencia a la dominación, mientras los de la costa levantina y andaluza, acostumbrados al contacto con otras culturas, se romanizarían con más rapidez. La próspera población púnica de Almuñécar ya acuñaba moneda en el S.III a.C. Bajo los designios de Roma no perdió su esplendor, ya que fue nombrada municipio romano en el año 49 a.C. con el nombre de Firmum Iulium Sexi. La principal actividad económica continuó siendo la industria del salazón de pescado, elaborando el preciado garum (especie de paté realizado con vísceras de pescado) que se exportaba a todo el Imperio. En los S.I y II d.C. la Almuñécar romana vivió su esplendor.

Almuñécar Árabe
Árabe

Con la llegada de los árabes se inauguró un nuevo periodo de esplendor para Almuñécar

A comienzos del S.VII comenzó la expansión por el norte de África de la nueva religión fundada por Mahoma. La Península Ibérica, llamada al-Andalus por los musulmanes, constituiría el límite occidental de los vastos territorios controlados por el Islam tras la conquista de Hispania visigoda en el S.VIII. Con la llegada de los árabes se inauguró un nuevo periodo de esplendor para Almuñécar, que permanecería ocho centurias bajo la dominación islámica. Almuñécar pasó a formar parte de la cora (distrito) de Elvira. En sus costas desembarcó, procedente de Damasco, el príncipe Omeya Abd al-Rahman I el 15 de Agosto del año 755, antes de instaurar el Emirato independiente de Córdoba.

Cristiana

Con la conquista cristiana de 1489 se abría una nueva etapa en la historia de Almuñécar

Con la conquista cristiana de 1489 se abría una nueva etapa en la historia de Almuñécar. Tras un breve periodo de paz y convivencia entre vencedores y vencidos, al amparo de las Capitulaciones que respetaban a la población morisca (musulmanes que viven bajo poder cristiano), estalló en Granada la primera revuelta morisca.
Las autoridades endurecieron la presión hacia los antiguos pobladores de al-Andalus, hasta que en 1568 Aben Humeya inició en La Alpujarra una rebelión que fue seguida por miles de moriscos granadinos hasta que fue sofocada en 1571 por las tropas de Don Juan de Austria. Ya no había esperanza para una convivencia pacífica entre cristianos y moriscos, que se vieron obligados a abandonar la tierra en la que habían permanecido durante siglos. Almuñécar no fue una excepción, y en 1571 ya no había moriscos en la población.

Moderna

Las tropas napoleónicas no llegaron a Almuñécar hasta mayo de 1810

La Guerra de la Independencia (1808-1814) fue el punto de partida de la Edad Contemporánea española. Las tropas napoleónicas no llegaron a Almuñécar hasta mayo de 1810, y fue entonces cuando el alcalde de Otívar encabezó la rebelión guerrillera contra las autoridades francesas. Una vez que hubo tomado el Castillo de La Herradura lanzo ataques contra la fortaleza de Almuñécar y otros puntos de la costa granadina, almeriense y malagueña, manteniendo la lucha hasta el año 1812.

FachadaNajarra